No todos los que deambulan están perdidos.

Resulta conmovedor o quizás irónico ese momento en el que se deja atrás la visión global y de conjunto de las cosas y lugares. Ese instante en el que se disfrutan de las pequeñas cosas, de las simples a primera instancia pero intensas… como un paseo.

Ese momento del “detalle” está implícito en cada uno de nosotros y de lo que hacemos cuando invertimos nuestro tiempo en ver, en caminar… uno sabe que la primera sensación jamás será recordada de igual forma dos veces, es por eso que el curioso aprende a no sentir sus paseos de igual forma, sino a ir tras nuevos lugares todo el tiempo.

LugarCastellar de la Frontera
FotografíasÁlvaro Saraiba
ObjetivoPercepción de detalles

01.

Maravillosa calle hecha arte. Lugares del mundo que siendo parte del día a día, de nuestro decorado habitual, tienen una belleza intrínseca a la hora de salir a escena.

02.

Composiciones de fondo, azules con historia… vida en el fondo. Paseos para levantar la mirada, contemplar la inmensidad, el arte y el tiempo. 

03.

Imagina un punto a dónde quieres llegar y traza un plan para llegar allí. Pero se honesto contigo, y establece tu punto de partida. Tener una meta consiste en focalizar esfuerzos. 

04.

Los sueños sin metas, son sólo sueños; y te llevarán a desilusiones. Las metas, son el camino hacia tus sueños; pero no se pueden lograr sin sacrificio.