Un corredor comentó: «Cuanta gente le sigue, como siempre…»

Es así como definen la situación los de fuera, con cierto despotismo que huele a admiración. Y es que no es para menos cuando el 50 rueda de nuevo, no es para menos cuando las motos, la adrenalina y el deporte chisparrero se escribe con R de Rocky.

Volviste, mucha gente pudo recordar tus hazañas y otros tantos te veíamos por primera vez, expectantes a tu carrera, con la ilusión intacta de un deportista local que el pueblo siente como suyo.